domingo, 19 de abril de 2009

MISCELANEA ECUATOGUINEANA.-

ELECCIONES EN GUINEA ECUATORIAL.
Si algo tenemos cierto, al día de hoy, sobre las elecciones presidenciales que se rumorea que podrían producirse en Guinea Ecuatorial, es que constitucionalmente deben celebrarse este año 2009. También es cierto que estamos en el cuarto mes del año, y nadie, (a no ser los íntimos colaboradores y apoyos exteriores de Obiang Nguema con su varita mágica de corrupción) conoce el día y mes concretos y exactos de este año en que tales elecciones presidenciales se van a producir. Ahora hasta se rumorea que estas elecciones pueden aplazarse (inconstitucionalmente) al año que viene, con perspectivas de hasta el año 2020.
Podemos, igualmente dar por ciertos los rumores que circulan sobre el Censo Electoral de estas elecciones presidenciales. El Censo Electoral es siempre la primera gran pesadilla con que tropiezan Obiang Nguema, su Ministro del Interior (Ahora, Clemente Engonga) y toda la parafernalia presidencial, gubernamental y partidaria (P.D.G.E.) cuando deciden tirar adelante con la celebración de unas elecciones.
El Censo Electoral, cuya convocatoria suele ser objeto de un Decreto presidencial, es siempre la gran piedra de toque para saber por qué caminos va a circular todo el proceso de las elecciones en Guinea Ecuatorial. Es la primera puerta que el poder dictatorial cuida para filtrar, cribar y discernir quiénes entrarán por ella, quiénes deben o pueden entrar o bajo qué condiciones y requisitos se podrá entrar por la puerta del Censo.
Muy poco importa que el texto de la convocatoria del Censo Electoral esté casi perfecto en sus términos dentro del Decreto, donde puede incluso presentar matices netamente democráticos. Cabría decirse que, siempre de cara a la galería, la tiranía juega con cierto cuidado de no ser descubierta a la primera. Lo absolutamente importante es la traducción y puesta en escena que la tiranía da al texto del Decreto de Censo.
Un detalle siempre recurrente y siempre inevitable es el eterno equívoco con que el régimen presenta sus censos electorales, para confundir, engañar y llevar a su huerto a la población. Lo mismo lo presentan como Censo de Población, como lo anuncian como Censo de Militancia del PDGE o simplemente como Censo Electoral, acompañado, en cualquier caso, de un documento llamado DECLARACION JURADA que compromete a cualquier votante a votar a Obiang Nguema Mbasogo.
Antes de seguir en el análisis del Censo Electoral de Obiang Nguema, es absolutamente obligado repetir una y otra vez a los oídos sordos de los protectores externos de la tiranía, que Obiang ha declarado una y otra vez que nunca abandonará el poder si no es por un golpe de estado como lo hizo con su tío Macías. Consecuente con esa decisión cargada de violencia militar, de reto a la población guineana y de desafío a la comunidad internacional, las elecciones que viene convocando Obiang Nguema Mbasogo, desde que tomó el poder por un certero y cruento golpe de estado contra su tío Macías, son “simples trámites a cumplir” –como repiten en sus tertulias internas- especialmente para satisfacer a la comunidad internacional y para cumplir las recomendaciones recibidas, en ese sentido, de sus apoyos tanto internos como, sobre todo, externos, lobbies cuidadores de la imagen del tirano…
Lo más grande, lo impresionante, lo alucinante es que todavía haya partidos políticos llamados de “oposición” que, ante la imposibilidad de responder al reto de Obiang Nguema, de “no abandonar el poder tiránico si no es por un golpe de estado”, como entró en ese poder, se apresuran y pretenden responder al falso reto o desafío de demócratas que nos lanza Obiang y sus lacayos internos e internacionales, invitándonos a ir a las elecciones para demostrar que somos demócratas y no violentos.
Con Obiang Nguema por medio, es falso y de toda falsedad que puedan producirse elecciones libres y democráticas en la República de Guinea Ecuatorial.
Hemos tocado el tema del Censo Electoral, como la principal antesala electoral donde Obiang Nguema y su régimen demuestran siempre que no están dispuestos a dejar el poder por unas elecciones libres, democráticas y limpias. Desde hace décadas en que Obiang Nguema arrebató el poder dictatorial de las manos de su tío Macías Nguema, toda convocatoria electoral en Guinea Ecuatorial es una gran farsa, en la que se revuelven, muy felices y contentos los prohombres de la dictadura y sus apoyos internacionales.
Con resultado inútil, el pueblo guineano y su oposición democrática contra el régimen tiránico que hunde a nuestro país, venimos reclamando, año tras año, la presencia de observadores electorales internacionales: ONU, los Estados Unidos de América, la Unión Europea y países especialmente señalados como Alemania, Francia…; o Iberoamericanos, como Argentina (cuya excelente Presidenta lo ha solicitado), Bolivia, Chile… ¡Con perdón de Organizaciones y países africanos…! Al final, cada vez que se anuncia la presencia de observadores en Guinea Ecuatorial, estos aparecen traídos del brazo de la tiranía. Con las manos torcidas hacia atrás en forma de cuencos avariciosos para recibir dinero de corrupción, y un bozal, no precisamente para evitar los olores infecciosos que cubren las calles de las ciudades de Guineas Ecuatorial, sino para cerrar sus bocas y no comentar, protestar o denunciar el cúmulo de irregularidades que tanto y tan chillonamente descalifican y anulan, de facto, las elecciones de Obiang Nguema y también a “sus” observadores.
Por cierto, se está comentando ya la guerra de voluntarios del Senado y Congreso españoles así como de los partidos políticos o sindicatos y personalidades que se quieren apuntar a la lista de observadores españoles que quieren ir a Guinea a petición de Obiang Nguema para “constatar que ya hay avances democráticos en la buena dirección, aunque no hay que exigir avances precipitados…” y traer los bolsos cargados de putrefactos euros de corrupción.
Unas elecciones en Guinea Ecuatorial, sean de la categoría que sean, NUNCA SERÁN DIGNAS DE TAL NOMBRE si no cuentan con el control y monitorización de la ONU, los Estados Unidos de América y algunos países de indudable corte democrático. Eso, desde sus preparativos más iniciales, (Censo Electoral) hasta su fase final (proclamación de los resultados); pasando por la composición de las famosas “Juntas Electorales”: Nacional, (siempre reservada al Gobierno y al Partido gobernante, con escasísima o nula participación decisiva de los demás grupos políticos); Distritales (dominadas por Delegados Gubernativos, Jefes y Comisarios de Policía del régimen y mandamases del Partido gubernamental); Locales (Esparcidas por todos los poblados de la selva bajo el único control del poder tiránico y del partido en el Gobierno). La ausencia de la famosa “TINTA INDELEBLE” tan odiada y rechazada por el régimen y que, aun cuando figurase en el Decreto de convocatoria de elecciones, nunca es usada en la práctica; para no frenar, y sí, dejar paso libre, a los desmadrados y delincuentes del régimen que disponen de absoluta libertad para votar una y mil veces en todas las urnas del país. A la pregunta de un observador electoral iberoamericano a un Delegado del Gobierno (en Rebola) sobre la “Tinta Indeleble” que, como en todas las mesas electorales faltaba, el Delegado del Gobierno respondió con una desfachatez a la vez humillante y agresiva:
- La tinta indeleble ha sido prohibida. Se dice que tiene veneno y puede matar. (¡!)
Con este sistema de voto personal múltiple (el régimen lo llama de forma tramposa “voto transeúnte”, tan ilegal y tan acariciado por el régimen tiránico de Teodoro Obiang, heredado, por cierto, de su tío Macías Nguema; y la presencia de votantes ilegales y sobornados llegados de Gabón, país de origen del tirano, se asegura siempre un número de votos para el tirano, siempre suprior al censo electoral, e imposible de superar por el resto de candidatos; pase lo que pase.
Esa proliferación de votos ilegales, nulos y falsos, acumulados por el tirano, le permiten el gran favor de “consolar” a los inevitables “perdedores” regalándolos, incluso, los votos legalmente obtenidos por ellos y concediéndoles algún puesto en el Gobierno salido de tan corrompidas elecciones.
Teodoro Obiang Nguema se está preparando clandestinamente sus próximas elecciones presidenciales, para darse otros siete años de tiranía, despotismo y tantos y tan graves delitos de lesa humanidad y lesa patria que distinguen y dan marca a sus ya 41 años de poder absoluto sobre Guinea Ecuatorial.
Aun cuando sabe, por experiencia contrastada, que el pueblo guineo ecuatoriano no tiene más alternativa que ir a votarle a la FUERZA, y a pesar de tanta seguridad, es incapaz, él y sus mamporreros, de convocar a tiempo las elecciones presidenciales (Hay que evitar que los otros grupos políticos admitidos, puedan prepararse…). Son absolutamente incapaces de elaborar y practicar un Censo Electoral abierto y claro; provocando así la duda de la ciudadanía que si se abstiene queda fuera de votación, aun teniendo la posibilidad de votar a su candidato. Y cuando se censan confiados, se encuentran con que no se permite a su candidato presentarse a las elecciones; teniendo que votar a la fuerza a Obiang Nguema o su partido.
A uno le gustaría ponerle las cosas bien difíciles al tirano Obiang Nguema. Retarle a él y a toda su parafernalia de seguidores y apoyos internos y externos. Presentarme a las elecciones presidenciales y ayudar al pueblo guineo ecuatoriano a hacer lo que durante tanto tiempo viene deseando hacer: Votar libremente a quien quiere que dirija los destinos de nuestro país. Me lo demostró mi pueblo en las únicas elecciones libres que se han celebrado nunca en Guinea Ecuatorial. Las Municipales de 1995. Me sigue enviando mi pueblo, en notas, mensajes y advertencias, su inquebrantable fidelidad al Partido del Progreso, su cercanía e inviolable sintonía con nuestro limpio e inviolable mensaje de libertad y progreso y su “SÍ” a la honestidad con que venimos manejando los instrumentos de servicio a nuestro país, desde el Partido del Progreso.
Para desgracia común mía y de mis apoyos en Guinea Ecuatorial, la tiranía solo espera recibirme extraditado y envuelto en un plástico, con los pies por delante, o sea asesinado y muerto, listo para el cementerio de Santa Cruz de Elá Nguema después de pasar por un truculento ceremonial de antropofagia. Sé a ciencia cierta que, a pesar de tantos y de todos los juicios que le he ganado en España, Inglaterra, Líbano, a pesar de los falsos e inseguros juicios a los que me ha sometido en Guinea Ecuatorial, me esperan a la puerta de Black-Beach, donde tantas veces he sido llevado; para, a la mañana siguiente, anunciar al mundo mi “suicidio…”, “huida de la cárcel…” o desaparición definitiva, “por accidente desafortunado”…
Quizás, aun siendo esto tan tétrico pero muy real y posible, resulte que al final, Obiang Nguema Mbasogo sea capaz de “jugar a la grandeza de miras” como sucediera en las elecciones presidenciales de 1.996, en las que borró de sus leyes electorales todas las trabas que me impedían participar en las presidenciales de ese año, regateando y burlándose así de los que tanto se escudaban en dichas leyes para evitar mi participación. Resulta que si esto se repitiera, la única razón para no participar en las próximas elecciones presidenciales sería la falta de mi PASAPORTE entregado por el Juez para “guarda y custodia de la Señora Secretaria” de la Audiencia Nacional, y que hoy me aseguran que podría no estar bajo esta “guarda y custodia”, sino en manos de otros...
Aceptaría (pues siempre he dicho que confío en la Justicia española) que la Justicia española me impidiera viajar a Guineas Ecuatorial, mi país, “por motivos judiciales…”
Nunca entendería (muchos hombres de leyes, españoles, consultados tampoco entienden) que sin haber sido condenado, mi PASAPORTE no solo esté requisado, sino que haya pasado por las manos de un Ministro español de Justicia y posteriormente por las del Ministro de Asuntos Exteriores; para, a estas horas, posiblemente, estar en manos de Obiang Nguema Mbasogo, Presidente de la República de Guinea Ecuatorial.
Es decir, aun cando yo quisiese ir a ganar a Obiang Nguema Mbasogo en las elecciones presidenciales y obtuviera el permiso del propio Obiang Nguema para ir a Guinea Ecuatorial, España (el Ministros español…) que tiene mi PASAPORTE no me dejaría…
No sé si alguien lo entiende. Yo, después de lo que me pasó en Croacia (Marzo de 2005) en Navalcarnero (Abril de 2008) y lo que me espera, quizás, en España, me resulta muy difícil no creer lo que me cuentan mis confidentes. Me gustaría y agradecería que alguien me probara que estoy equivocado…
Publicado por Nómadas para
El Confidencial de Guinea Ecuatorial.
MACIAS NGUEMA. EL PRIMERO DE LA LISTA.
Las declaraciones de Francisco Macías Nguema Biyogo - primer Presidente de la República de Guinea Ecuatorial - durante el juicio que se celebró contra él, antes de ser ejecutado, y que podemos contemplar ahora en videos abiertos,(www.guinea-ecuatorial.org) no dejan lugar a ninguna duda sobre el terrible papel de Teodoro Obiang Nguema, en la tragedia que acompañó al pueblo de Guinea Ecuatorial, durante los primeros 11 años de la tiranía que vivió el país, y que se alargan hasta hoy, 30 años después de Macías.Macías Nguema, con su verborrea vehemente y arrolladora (con lo que asustaba a cualquiera que se le pusiera por delante) se reitera permanentemente en la referencia al “Jefe de las Cárceles”, como la clave de las matanzas que durante los primeros once años de tiranía, tuvieron en vilo y diezmaron al pueblo de Guinea Ecuatorial.Teodoro Obiang Nguema no lo ha negado ni podrá negarlo nunca, que era el famoso “Jefe de las Cárceles” durante los once años del mandato de Macías, su tío. Como tal “Jefe de Cárceles” de Guinea Ecuatorial, Obiang Nguema Mbasogo, se creyó dueño absoluto de las vidas de los guineanos (Esta fe ciega aún perdura). Muy especialmente de la vida de los que, militares como él, o civiles y políticos destacados, consideraba mejor dotados militarmente, o mejor preparados políticamente. Liquidarlos y quitarlos de en medio, en su desastroso y truculento ascenso hacia el poder, fue siempre una tarea absolutamente prioritaria para él. Para ello utilizó magistralmente sus mejores características de hombre taimado, silencioso, calculador y “estratega”. El miedo a ser inculpado de sus barbaridades ha podido siempre con él. Por eso, la cobertura de su tío Presidente, Macías Nguema, hacia quien desviaba todas las responsabilidades de sus terribles matanzas, fue la coartada mejor encontrada y utilizada por esa incansable e insaciable máquina de matar.Si Obiang Nguema Mbasogo era el “Jefe de las Cárceles” de Guineas Ecuatorial, en cada una de las cárceles del país había, naturalmente un “Encargado” de la cárcel correspondiente; obediente absoluto de las órdenes del jefe de las Cárceles. Tal era el caso del destripador “ONDO ELA”, en el infierno de Black-Beach, ó NDONG ADA en la “Cárcel Modelo” de Bata (Por referirnos a algunos ejemplos) Pero sobre todos ellos planeaba la negra y tétrica sombra, la espada y las órdenes del máximo Jefe de las Cárceles: TEODORO OBIANG NGUEMA MBASOGO.Como Jefe Supremo de las cárceles, solo Teodoro Obiang Nguema tenía la facultad de juzgar, condenar y matar a las personas que caían en la desgracia de ser llevados a la “Modelo” de Bata, o a Black-Bach de Malabo, acusado de “ser unos descontentos” con el régimen de Macías, o por “intento de golpe de estado”; el mayor delito falso que se puede cometer contra el régimen de Macías o de Obiang Nguema. Un delito que, solo por su nombre, y sin necesidad de más pruebas –pues siempre es el mayor y definitivo motivo para la ejecución- arrastra al reo y al resto del público a callarse o a soltar todas las rabias sobre el “apestoso y peligroso” acusado falsamente.La “OFICINA”, un oscuro y estrecho rincón de la Cárcel de Black –Beach, era (¿es?) la infernal sala de juicios donde cada media noche, después de una nueva redada de políticos, aparecía Teodoro Obiang Nguema, para interrogar y decidir el destino mortal de los “presos políticos”, (su materia y botín preferidos). Por cierto, ahí apareció, una noche, el “compadre” de Obiang Nguema, Alfonso Nsue Mokuy, (entonces pieza apetecible del régimen…) quien, posiblemente por lo de “compadre” y sin ser requerido, irrumpió en la “Oficina para mostrar a su “compadre” las nalgas reventadas por la paliza que había recibido, previa a su liquidación. Fue, posiblemente la última de sus múltiples detenciones y torturas. Avergonzado del espectáculo (del culo reventado de Nsue Mokuy) su compadre ordenó que lo llevaran al Hospital General de Malabo. Se sellaba así la eterna e inseparable amistad que une hoy a los dos compadres: Alfonso Nsue Mokuy y Teodoro Obiang NguemaOtros centenares de presos políticos, sin embargo, no corrieron la misma suerte. O eran (son) enviados a trabajos forzosos en las fincas de cacao; o, después del juicio nocturno en la “Oficina”, eran objeto de la condena de muerte. Estas condenas se ejecutaban normalmente durante los trabajos durísimos y forzosos a los que el preso o los presos políticos eran enviados; normalmente en el bosque. Otra forma de ejecutarse las sentencias de muerte es, organizar entre los condenados una pelea (tipo pelea organizada entre perros o gallos) hasta que se iban eliminando unos a otros, ante la mirada aterrorizada y muda de otros presos; el último superviviente era liquidado por el militar de turno.Eran igualmente frecuentes las “fiestas” organizadas por el gran “Jefe de Cárceles”, Teodoro Obiang Nguema, en el mismísimo patio de la cárcel de Black-Beach. Este fue el caso de lo que el propio Obiang Nguema bautizó con el nombre de “EL BAILE DE MOKÖM”, el último asesinato masivo, e infernal que precedió a la declaración del golpe de estado contra su tío Macías. En este “Baile de Moköm, se mataron entre sí ilustres políticos y señaladas personalidades como el sacerdote José Esono Mitogo; Buenaventura Ochaga Ngomo; Jesús Alfonso Oyono Alogo; Pablo Nseng Esono; Manuel Nzi Mba; posteriormente, Job Obiang Mba; etc.etc. Era, ni más ni menos que la última ornada de políticos y personalidades que todavía podían ponerse y obstaculizar el camino a un Obiang Nguema dispuesto a heredar el poder por un golpe de estado contra su tío Macías. Los cadáveres de estos ilustres varones aparecieron pocos días después, metidos en sacos, en las orillas de las playas de Camerún.(Entraremos en detalles de algunos casos muy señalados, en los que Obiang Nguema verdaderamente se exhibió ante el pueblo guineano como una auténtica y potente máquina de matar).Centrándonos en el juicio contra Francisco Macías Nguema Biyogo Ñegué Ndong, no podemos menos de preguntarnos: ¿Por qué no citó nunca, en todo su proceso, el nombre del “Jefe de las Cárceles” de Guinea Ecuatorial? ¿Era, acaso, para evitar que la Justicia cayera también sobre su sobrino, Teodoro Obiang Nguema; quien, tanto le quería y protegía, que le “salvó…” de tantos falsos intentos de golpes de estado, asesinando, o, como tanto le gusta decir, “suicidando” a los detenidos?. ¿Es posible que Francisco Macías pensara que, no citando en su juicio a su sobrino Teodoro Obiang (Jefe de las Cárceles) permitiría que la saga de 12 presidentes de Mongomo (una irrenunciable gran ilusión) se mantuviera y se cumpliera? ¿Pensó, Francisco Macías, que si no citaba a su sobrino Teodoro Obiang, podía salvarse de la quema y de la muerte, ya que el poder se mantendría en manos familiares? Hay todavía muchos supervivientes que podrían esclarecer con propiedad los hechos y las razones.Solo podemos valernos de una explicación que circula de boca en boca tanto de los propios círculos cercanos a Teodoro Obiang, como de familiares de Macías. Se trata, según estas fuentes de una típica “historia de alta traición familiar”.Decretado el golpe de estado del 3 de Agosto de 1.979, y detenido su tío Francisco Macías en las espesuras de la selva guineana, y trasladado a Malabo para ser juzgado, el golpista Teodoro Obiang, sumido en el terror y el miedo a verse, naturalmente, involucrado en el juicio, realizó una última visita a su tío Macías; y, entre súplicas y amenazas, prometió a Francisco Macías Nguema que si no le citaba en el juicio, le salvaría de la condena de muerte; pero si su tío le citaba en el juicio, se vería obligado a decretar su condena a muerte. “¡Recuerda que ahora yo soy el Presidente!”- le amenazó.Francisco Macías Nguema, quien en sus vehementes declaraciones en el juicio, reconoce la parte de responsabilidad y culpabilidad que le tocaba como Presidente del país; que nunca frenó con el debido castigo al principal protagonistas de las masacres (el gran Jefe de Cárceles); el propio Macías que en varios casos dio órdenes directas y personales de liquidación de sus siempre débiles y acobardados “enemigos”, cometió un último delito imperdonable: El delito de encubrir al factótum de las tragedia de Guinea Ecuatorial, su sobrino Teodoro Obiang Nguema, y permitir que tan potente máquina de matar prolongara, en solitario, por otros 30 años, la masacre y aniquilación del pueblo de Guinea Ecuatorial.Y una pregunta ineludible: ¿Por qué en ningún momento quiso el Tribunal parar el juicio y reclamar al tan citado, referido, mencionado, aludido, insinuado, apuntado, bordeado, enmarcado “Jefe de las Cárceles”? ¿Por qué, ni siquiera se obligó a Macías Nguema a citar el nombre de ese oscuro y escondido ser? ¿Pudo, igualmente, el Tribunal recibir alguna amenaza del “nuevo Presidente” o alguna “Alta” recomendación a su favor?Es la clara historia de un juicio truncado, suspendido y ¡pendiente…! Es la historia de una potente máquina de matar que se salvó de un juicio truncado, y que, evidentemente le espera.EDEM KODJO, eminente político africano, ex Secretario General de la antigua O.U.A. (UA) dijo: “A los dictadores africanos les queda solo dos caminos: o el de Erik Hoeneker, (dictador comunista de la antigua República Democrática de Alemania que cedió paso a las libertades del pueblo, retirándose) o el de Ceaucescu (dictador rumano que murió acribillado a balazos, como un gusano, por negarse a dar libertad al pueblo rumano.A Obiang Nguema no le faltan ejemplos africanos como SAMAUEL DOE, asesino Presidente de Liberia, a quien el pueblo seccionó las orejas, públicamente. Esas orejas que Obiang Nguema no quiere utilizar para oír los gritos del pueblo guineano pidiendo libertad y piedad. (Ni siquiera escucha la voz de su esposa, Constancia, gritándole que se larguen con las alforjas tan llenas, ya, de robos).Las cárceles de Guinea Ecuatorial, en las que todavía siguen languideciendo numerosos presos políticos inocentes; voces de llanto de un pueblo humillado y abatido, son un terrible y proceloso mar donde, se mueve un despiadado tiburón (potente máquina de matar) dispuesto a hundir sus mil dientes mortales en las carnes de sus víctimas. ¡¡¡Mucha atención!!! (Continuará)
Publicado por Nómadas para El Confidencial de Guinea Ecuatorial.
MARCELINO OREJA. LOS DEMOCRATA CRISTIANOS ESPAÑOLES, POCO CRISTIANOS, EN GENERAL.
Eran los finales de l.991. Yo acompañé al Presidente del Partido del Progreso, Don Severo Moto Nsa a uno de los muchos viajes de promoción de su Partido por Europa y otros Continentes, poco antes de que Moto, tomara, por segunda vez la decisión de trasladarse a Guinea Ecuatorial, a solicitar la legalización del Partido del Progreso. Por los pasillos del Parlamento Europeo, en Estrasburgo, Patricio Contreras llevaba de la mano a Severo Moto Nsa. Y “haciendo pasillos”, como ahí se usa, presentaba al líder político guineo ecuatoriano a cada parlamentario europeo con que tropezaban, conquistando y acaparando las simpatías de los dignatarios políticos que por esos pasillos pululaban.
En estas, Patricio Contreras se detuvo para llamar la atención de Moto Nsa:
- ¡Mira! Lo conocerás, ¿no?
- ¡Pues sí, hombre. Si es Don M.O. Ilustre Ministro español de Asuntos Exteriores!
Hacia dicha personalidad española nos encaminamos los tres, dispuestos a saludar y presentarnos. Patricio Contreras, entusiasmado, se lanzó:
- Don “M”., le presento a Don Severo Moto, Presidente del Partido del Progreso, líder de la oposición guineana, que…
- ¡No, no! No molestéis a Obiang Nguema. ¡No le molestéis!
Don M.O. pasó despectivamente por nuestro lado, con su mano impoluta de todo contacto con la extendida de Severo Moto Nsa. Ningún comentario. Pues no se trataba de nada parecido al racismo, sino a una clara opción de un euro parlamentario español por el tirano Obiang Nguema. Nada que discutir. Por suerte, todo lo demás fueron simpatías, gestos de cariño y apoyos alemanes, franceses, suizos, Holandeses…
La verdad pura y sincera es que si España, Adolfo Suarez González, no hubiera dado el “SÍ” total al plan de golpe de estado que le planteó Obiang Nguema, contra su tío Macías, posiblemente nunca se hubiera producido el intercambio del poder entre el tío Francisco Macías Nguema, y el sobrino Teodoro Obiang Nguema. Muy difícilmente Macías Nguema se hubiera alzado con el poder tiránico en Guinea Ecuatorial, si a la potencia colonizadora (España) le hubiera interesado llevar a buen término la descolonización.
Está más que claro: ni a Francia, ni a España, ni a Holanda, ni a Inglaterra… les resultó nunca fácil ni cómodo promover en sus colonias a personas (negros) normales, capacitadas, cultas y abiertas a las libertades y a la democracia. Macías nunca hubiera sido “Presidente” de Guinea Ecuatorial. Obiang no hubiera recibido nunca el beneplácito español para dar un golpe de estado a su tío. África, en general, no estaría asaeteada de tiranos y dictadores sanguinarios como la rodean de Norte a Sur, de Este a Oeste.
Anuncian la cercana presentación pública de una Fundación española bajo el título de FUNDACION ESPAÑA - GUINEA ECUATORIAL. Junto al objetivo de editar una revista que se llamará PALABRAS, se anuncia, decenios después, la posibilidad de buscar BECAS para “ecuatoguineanos”. En las propias narices del tirano Obiang Nguema se anuncia que la Fundación España-Guinea Ecuatorial tendrá por objetivo la transición democrática a base de palabras. El anuncio aparece en el preciso momento en que la oposición se debate a dentelladas entre los que han dirigido una carta proponiendo una urgente negociación con del tirano y los que creen que este gesto es una profunda aberración. Se anuncia que la Fundación España-Guinea Ecuatorial propone evitar el trato agresivo y de sistemático enfado con que la oposición responde al trato denigrante, despectivo y repulsivo; a las matanzas, asesinatos y delitos de lesa patria y lesa humanidad con que el tirano se maneja con la oposición y la población guineana.
- ¿Habéis sentado alguna vez a Obiang Nguema, como sentáis a la oposición, para pedirle o incluso recriminarle el trato que dispensa a la población guineana?
La pregunta quedó colgada en el vacío, cuando un opositor la dirigió a un alto dignatario político español. No hubo respuesta.
Bueno, pues; la futura Fundación España-Guinea Ecuatorial, se prepara para ser un nuevo escudo de protección, una nueva lanza de guerra, un “lobby” más puesto en manos de Obiang Nguema para seguir gritando a la impotente oposición guineana y al desesperado pueblo de Guinea Ecuatorial: ¡¡¡NO, NO!!!.¡¡¡ NO MOLESTEIS A OBIANG NGUEMA!!!
¿O, sí?
Bienvenida sea, de todos modos la Fundación España-Guinea Ecuatorial. Y que la palabra alcance el tan alto valor de ser cauce de diálogo y entendimiento entre un tirano empedernido que hace de las cárceles y la muerte de los guineanos su razón de ser, y una población a la que se le han agotado las lágrimas en los cuencos de sus ojos, de tanto gemir.
Publicado por Nómadas para
El Confidencial de Guinea Ecuatorial.
http://diarionacional-jirosende.blogspot.com/google772cd135feb3b93c.html http://diarionacional-jirosende.blogspot.com/robots.txt Search Engine Submission - AddMe